Primeras molestias

Primero puedes notar un flujo vaginal distinto del habitual en tu ropa interior. Luego empezar a sentir un picor intenso en la zona vaginal.

Seguramente estarás padeciendo una infección por hongos.

 

¿Qué es una infección por hongos?

Una infección por hongo, también conocida como Candidiasis, es una infección común causada por una levadura llamada Cándida Albicans (un tipo de hongo). Cuando se produce una infección en la vagina, se habla de Candidiasis vulvo-vaginal.

La Cándida no es un hongo extraño al cuerpo, el problema surge cuando se desarrolla en exceso, y las causas de esta anomalía pueden producirse por varias razones:

El estrés, el embarazo y las enfermedades, que afectan al sistema inmunológico, pueden dar lugar a que estos hongos se multipliquen

También puede ser causada por el uso de ciertos medicamentos, entre estos medicamentos se encuentran los anticonceptivos y los cortico esteroides. Así como los antibióticos, ya que estos pueden eliminar las bacterias “buenas” que también viven en el cuerpo y mantienen el control del crecimiento de la Cándida en la vagina.

Los hongos también pueden proliferar si la concentración de azúcar en la sangre es elevada.

Muchas mujeres pueden observar que las infecciones por hongos tienden a aparecer justo antes de la menstruación, debido a los cambios hormonales que se producen con el ciclo menstrual.

La ropa (sobre todo las bragas) queda demasiado ajustada o es de materiales como el nylon, que retienen el calor y la humedad, puede favorecer las infecciones por hongos porque en estas condiciones los hongos se desarrollan mejor.

Las duchas vaginales y el uso de jabones perfumados pueden alterar el equilibrio de las bacterias de la vagina y favorecer la infección por hongos.

Las infecciones vaginales no tienen que ver con tener relaciones sexuales; aunque a veces se pueden contagiar a través de ellas. Sin embargo, esto es bastante poco común y la pareja de alguien que tiene una infección por hongos no tiene que tratarse automáticamente. Las infecciones por hongos que se contagian a través del sexo no se consideran enfermedades transmitidas sexualmente (ETS). No se puede saber si la Candidiasis la has contraído por una relación sexual, por lo que las jovencitas no deben temer, en caso de sintomatología, que junto al diagnostico salga a relucir una relación, que no quiere declarar.

 

Síntomas

Los signos y síntomas comunes de una infección por hongos incluyen:

Picor e irritación en la vagina

Rojez, inflamación o picor en la vulva (los pliegues de piel alrededor de la vagina)

Un flujo espeso y blanco con un aspecto parecido al requesón, que generalmente es inodoro, pero que a veces puede oler a pan o a levadura de pan

Dolor o escozor al orinar o al tener relaciones sexuales

 

¿Los hombres pueden padecerla?

Los hombres, evidentemente no pueden tener infecciones vaginales por hongos, pero si la balanitis, una infección de la cabeza del pene, que puede estar causada por la misma Cándida que provoca infecciones en las mujeres.

Pueden no presentar ningún síntoma o puede tener la cabeza del pene enrojecida con dolor y escozor.

Algunos hombres también presentan un poco de secreción.

Los pliegues húmedos y calientes del prepucio constituyen un medio ideal para el desarrollo del los hongos. Por lo que se debe prestar especial atención en el aseo de dicha zona. Mantener la zona limpia y seca puede evitar una infección.

 

Consejos para prevenir la infección

Los hongos se desarrollan con mayor facilidad en lugares oscuros, húmedos y cálidos, así pues la ropa interior juega un papel importante, siempre será conveniente usar algodón 100%, en vez de prendas de fibras sintéticas; evitar ropa ceñida como tejanos, pantis de fibra…

En cuanto a la higiene personal, se hará necesario secar bien a fondo la zona cuando nos lavamos.

Evitar productos perfumados, fundamentalmente las mujeres con hipersensibilidad, ya que puede producirse irritación que conduce a una infección.

Evitar dulces y harinas para no facilitar la proliferación.

Tomar yogur y vitaminas para mejorar el sistema inmune.

No utilizar antibióticos, sin una verdadera necesidad.

 

 

.