¿Qué es la disfunción sexual?

Es un término que hace referencia a cualquier problema relacionado con el sexo. Lo pueden sufrir tanto hombres como mujeres. Existen cuatro tipos de problemas sexuales en la mujer.

  • Trastornos del deseo: Si no está interesada en tener sexo o tiene menos deseo de tener sexo del que tenía anteriormente.
  • Trastornos del despertar: Hace referencia a la falta de una respuesta sexual en su cuerpo, o cuando no puede mantenerse excitada.
  • Trastornos del orgasmo: Cuando no puede lograr un orgasmo, o tiene dolor durante el mismo.
  • Trastornos que causan dolor durante el sexo: Si sufre dolor durante o después de tener sexo.

¿Cuáles son las causas de la disfunción sexual?

Muchas cosas pueden causar problemas en su vida sexual. Ciertos medicamentos tales como los contraceptivos orales y las drogas de quimioterapia, enfermedades tales como la diabetes o la presión arterial elevada, el uso excesivo de alcohol o las infecciones vaginales pueden causar problemas sexuales. La depresión, los problemas en las relaciones interpersonales o el abuso (actual o pasado) también pueden causar disfunción sexual.

Usted puede tener menos deseo durante el embarazo, inmediatamente después del parto o mientras está lactando. Después de la menopausia muchas mujeres sienten menos deseo sexual, tienen resequedad vaginal o dolor durante el coito (penetración del pene en la vagina), debido a la disminución de una hormona corporal llamada estrógeno.

El estrés de la vida cotidiana también puede afectar su capacidad para tener relaciones sexuales. Estar cansado por un día de trabajo fuerte o por cuidar niños pequeños puede afectar su deseo sexual. O usted puede estar aburrida por una rutina sexual que ha durado mucho tiempo, o por un compañero poco “sabio” en este terreno.

¿Qué hacer?

Si el deseo es el problema, trate de cambiar su rutina usual. Trate de tener sexo a distintas horas del día o de ensayar una posición sexual distinta.

Los trastornos del despertar, hable con su pareja, quizá el problema resida en una falta de ritual, como prolegómeno de la relación.

Si usted tiene problemas para alcanzar un orgasmo es posible que se precipiten en alcanzar dicho fin, con lo que se ve interrumpido el ritmo personal; también es posible que desenfoque el problema al pensar que el acto sexual solo consiste en el orgasmo, por lo que la persecución de este como único fin, produzca que no se alcance el mismo.

Si usted está teniendo dolor durante el acto sexual, con frecuencia pueden mejorar con el uso de una crema vaginal o de un lubricante sexual para la resequedad, ensaye posiciones diferentes, un baño de agua tibia antes de tener sexo puede ayudar.

 

¿Tengo un problema?

Hasta un 70 % de las parejas tienen problemas sexuales en algún momento de su relación. La mayoría de las mujeres tendrán sexo que no las satisface en algún momento de su vida. Esto no significa necesariamente que usted tiene un problema sexual.

Si no desea tener sexo o si el sexo que tiene nunca la satisface podría tener un problema sexual.

Discuta sus inquietudes con el Terapeuta. Siempre le podrá ayudar a encontrar las causas y buscar caminos para solucionar el problema.

 

¿La terapia me puede ayudar?

Si, no obstante cada persona necesita una atención personalizada.

Acuda a un Terapeuta, ¿Porque no lo averigua? ¿Sabe como cambiaría su vida si renovará sus relaciones sexuales? ¿O las mejorara?

 

¿Y con respecto a mi pareja?

Hable con su pareja acerca de lo que a cada uno le gusta, si no sabe cómo abordar el tema ayúdense con un Terapeuta.

Quizá se están perdiendo experiencias que ambos desean y por no expresarlas, las están reprimiendo.

Quizá haya que ajustar ritmos.

No olviden que el cerebro es el primer y más importante órgano sexual, y la fantasía su arma más poderosa.

 

 

.