Gastritis, dispepsia, gases estomacales o intestinales. Causas, tratamiento

Tres patologías molestas, que pueden ser causas unas de otras y que pueden llegar a ser graves.

La gastritis es un trastorno que consistente en tener una hinchazón en el estómago o el estómago inflamado.

La dispepsia en un trastorno que se manifiesta con dolor en el abdomen superior,  molestias en el abdomen superior, así como síntomas de quemazón, presión o plenitud. Estos síntomas están relacionados, muchas veces, aunque no necesariamente, con la comidas. Otros síntomas frecuentes son la sensación de plenitud temprana (saciedad precoz), náuseas, eructos y distensión. Mientras los síntomas de dispepsia pueden desarrollarse debido a enfermedades como la úlcera péptica o la gastritis, la gran mayoría de los pacientes con síntomas de dispepsia tienen diagnóstico de dispepsia funcional.

La flatulencia consiste en la distensión de estómago o intestinos debido a la acumulación de gases. Estos pueden tener origen gástrico o intestinal. En el primer caso se eliminan mediante eructos, y en el segundo se expulsan por vía anal. La acumulación de gases provoca la dilatación de las paredes gástricas, intestinales y abdominales, lo que provoca hinchazón y molestias que, en ocasiones, pueden ser graves.

aparato digestivo

 

Causas

Gastritis

Las causas más comunes de gastritis son:

  • Ciertos medicamentos como ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno o naproxeno.
  • Tomar demasiado alcohol.
  • Infección del estómago con una bacteria llamada Helicobacter pylori.

Las causas menos comunes son:

  • Trastornos autoinmunitarios (como anemia perniciosa).
  • Reflujo de bilis hacia el estómago (reflujo biliar).
  • Consumo de cocaína.
  • Ingerir o beber sustancias corrosivas o cáusticas (como venenos).
  • Estrés extremo.
  • Infección viral, como citomegalovirus y el virus del herpes simple (ocurre con más frecuencia en personas con un sistema inmunitario débil).

Un traumatismo o una enfermedad repentina y grave, como una cirugía mayor, insuficiencia renal o el hecho de estar con un respirador pueden causar gastritis.

Dispepsia

Las causas de dispepsia funcional son desconocidas y probablemente múltiples. Existe alguna evidencia que implica cierta predisposición genética.

Aproximadamente 40% de los pacientes con dispepsia, el estómago no se relaja normalmente en respuesta a una comida. Esto se conoce como “alteración en la acomodación gástrica” y puede estar asociada con síntomas de plenitud y presión en algunos pacientes. También se observan alteraciones de las contracciones y del vaciamiento gástrico en un porcentaje similar de pacientes. La alteración del vaciamiento gástrico ha sido asociada con síntomas de distensión y sensación de plenitud temprana. Al menos dos tercios de los pacientes con dispepsia funcional presentan mayor percepción de la actividad gástrica, lo que se denomina hipersensibilidad visceral.

 

 

Gases

Algunos alimentos ricos en fibra, carbohidratos, celulosa, proteínas y grasas, junto con las bebidas gaseosas, pueden provocar la acumulación de gases en el estómago y/o gases en el intestino. También pueden tener su origen en ciertos fármacos o en patologías digestivas moderadas o severas, como las úlceras gástrica y duodenal y la dispepsia intestinal. Sin embargo, ciertos factores relacionados con la calidad de vida, como el estrés, la ansiedad o el nerviosismo, favorecen la aceleración el ritmo intestinal y una mayor deglución de aire. El estreñimiento también influye en la acumulación de gases, ya que las heces acumuladas los generan.

No obstante lo primero que habrá que controlar en cualquiera de los tres casos es: El estrés,  el estado de la flora intestinal (por ejemplo con un Análisis Bionutricional o test Iomet (Ionic Mineral Enzymo Therapy), y la dieta

Así pues hemos de estar alerta ante cualquier problema digestivo

Por la patología en si misma

Porque puede ser la manifestación de otra

Porque con estos trastornos no podemos absorber bien los elementos que nos proporcionan los alimentos y que son imprescindibles para el buen funcionamiento fisiológico de nuestro cuerpo, desde la síntesis de hormonas, de neurotransmisores, construcción de proteínas, regulación de líquidos, composición de la sangre, descalcificación, tono vital…

 

Tratamiento

Dieta. No hace referencia a una restricción alimenticia en función de perder peso, sino comer saludablemente, una alimentación equilibrada y sobre todo completa.

En función de los resultados del Análisis Bionutricional, reequilibrar el “terreno fisiológico” desequilibrado.

Reponer la flora intestinal (si se requiere)

Tratamiento Natural, medicamentos naturales de plantas o también llamados complementos, que puede incluir efectos antiespasmódicos, depurativos, anti astringentes, astringentes, antibiótico natural, alcalinizantes, antiinflamatorios…

Tratamiento para el estrés (si fuese necesario) mediante Reflexología podal y Fitoterapia

.