La presión arterial es la fuerza que la sangre ejerce contra las paredes de las arterias cuando el corazón bombea sangre.

Se llama presión sistólica a la “alta” o presión que reciben las paredes arteriales durante  el bombeo de sangre por parte del corazón, a cada latido, se consideran parámetros fisiológicos cuando oscila entre 120 y 140 mm Hg

Se llama presión diastólica o “baja” a la presión entre latido y latido, considerándose como fisiológica cuando su lectura oscila entre 60 y 90.

 

¿Qué es la hipertensión?

Si dicha presión está por encima de los 140 en la presión sistólica o por encima de los 90 en la presión diastólica, hablamos de hipertensión arterial. Si permanece elevada bastante tiempo, puede lesionar el cuerpo de muchas formas.

La hipertensión es una alteración grave que puede conducir a diferentes problemas de salud.

Si la Hipertensión se da en una sola de las dos lecturas, bien la sistólica o la diastólica, se considera que el problema es más grave.

Si se recibe un tratamiento para la hipertensión y en la lectura de la tensión, aparecen cifras correctas, indica que está controlada, pero no que esta subsanado el problema; no deje el tratamiento por su cuenta.

 

Causas que pueden desarrollar una hipertensión

La edad tiende a aumentar la presión arterial, en los hombres a partir de los 45 años y 55 en las mujeres, siendo cifras aproximativas.

Herencia

Enfermedad renal crónica

Enfermedades de la tiroides

Apnea del sueño

Ciertos medicamentos, como las utilizadas en asmáticos o para los refriados.

En las mujeres, puede provocar un incremento de la presión arterial: El uso de píldoras anticonceptivas, el embarazo, o el tratamiento hormonal en la menopausia.

El sobrepeso

El abuso de la sal en la alimentación

Las bebidas alcohólicas

Insuficiente ingesta de Potasio

Vida sedentaria

Exceso de Colesterol

Fumar

Estrés

 

Complicaciones de la presión arterial alta

La hipertensión por sí sola no produce síntomas, pero puede dañar el corazón, los vasos sanguíneos, los riñones y otras partes del cuerpo. Por ejemplo:

El corazón puede agrandarse o debilitarse, lo cual puede producir insuficiencia cardíaca, por lo que el corazón no podría bombear suficiente sangre.

Se pueden formar aneurismas (ensanchamiento o abultamiento en la pared de una arteria) en los vasos sanguíneos.

Insuficiencia renal, por estrechamiento de los vasos sanguíneos de los riñones.

Ataque cardíaco, derrame cerebral, necrosis (en una pierna) por estrechamiento de parte de una arteria.

Ceguera o alteraciones en la vista por estallido de los vasos sanguíneos de los ojos.

 

RECOMENDACIONES:

Disminuir Estrés

Aumentar actividad física aeróbica

Mantener peso adecuado

No fumar

NO COMER:

  • Grasas
  • Carnes rojas
  • Embutidos y fiambres
  • Lácteos enteros
  • Quesos curados
  • Té negro
  • Café
  • Alcohol

COMER:

  • Ricos en grasas poliinsaturadas
  • Soja
  • Aceite de oliva puro
  • Aceite de pescado
  • Nueces
  • Té verde
  • Té rojo
  • Ajo

Plantas recomendables: Infusión, comprimidos…

  • Espino Blanco
  • Olivo
  • Alcachofera
  • Ortiga

 

 

.