Cursos Terapias

Formamos Terapeutas Profesionales

Cursos Terapias - Formamos Terapeutas Profesionales

Los diuréticos uso y abuso

El uso de diuréticos se ha extendido de una manera exagerada y perniciosa para la salud del individuo.

En un principio el uso del diurético está indicado en caso de hipertensión, insuficiencia cardiaca congestiva, edema (retención de líquidos), en ciertas enfermedades del riñón y del hígado, también se puede usar moderadamente como coadyuvante en una dieta para perder gran cantidad de peso.

Este último uso es el que ha hecho que se abuse del uso de diuréticos, dado que la gran parte del individuo es líquido, si se rebaja a base de diuréticos, se logra rápidamente una bajada de volumen, pero no de calidad de bajada de peso, y provoca una gran alteración en la proporción estructural en la formación del individuo, con consecuencias a corto plazo y sobre todo consecuencias muy nefastas a medio y largo plazo, dado que el individuo sufre una alteración grave en su metabolismo.

Control de la cantidad de líquido en sangre: el riñón cumple diferentes funciones, entre ellas está el medir la proporción de Sodio (Na) y Potasio (K) en sangre, si en esta proporción se incrementa la cantidad de sodio retiene líquido, si en esta proporción se incrementa la cantidad de potasio se elimina líquido a través de la orina. La variación en cuanto incremento de sodio en esta proporción, se produce o bien por incremento de sodio o por descenso de potasio y al contrario la variación por descenso de sodio se produce o bien por descenso de sodio o por incremento de potasio, en cuanto a la variación por incremento o descenso de potasio puede producirse también por variaciones en la cantidad de potasio o de sodio.

Los diuréticos reducen la cantidad de sal y líquido en el organismo, lo cual ayuda a reducir la presión arterial.

Hay tres clases de diuréticos

1. Diuréticos tiazídicos

Los diuréticos tiazídicos son eficaces para tratar la hipertensión dado que reducen la cantidad de sodio y como consecuencia de líquido en el organismo. Los tiazídicos son la única clase de diuréticos que dilatan (ensanchan) los vasos sanguíneos, lo cual también colabora a reducir la presión arterial. Como la clortalidona, y metolazona.

2. Diuréticos ahorradores de potasio

Los diuréticos ahorradores de potasio se utilizan para reducir la cantidad de líquido en el organismo. A diferencia de los otros diuréticos, éstos medicamentos no ocasionan una pérdida de potasio del organismo.

3. Diuréticos de asa

Los diuréticos de asa actúan sobre los riñones aumentando el flujo de orina. Esto ayuda a reducir la cantidad de líquido en el organismo lo cual disminuye la presión arterial.

Interacción con otros medicamentos

Existen medicamentos que pueden aumentar o reducir el efecto de los diuréticos.

Algunos tipos de medicamentos que pueden interactuar con los diuréticos.

  • Ciertos antidepresivos, especialmente si está tomando diuréticos tiazídicos o de asa
  • Medicamentos para la hipertensión
  • Litio
  • Ciclosporina, especialmente si está tomando un diurético ahorrador de potasio
  • Digitálicos, especialmente si tiene niveles bajos de potasio

 

Factores que deben tomarse en cuenta al decidir si es aconsejable tomar un diurético.

  • Facilidad para deshidratarse, bien endógena o exógena
  • Ciertas enfermedades como: Lupus. Pancreatitis. Gota. Problemas de riñón. Diabetes
  • Ser alérgico a ciertos medicamentos
  • Embarazo
  • Problemas menstruales

.

Efectos secundarios de diuréticos

Efectos secundarios más comunes:

  • Diarrea
  • Retortijones
  • Vómitos
  • Debilidad
  • Calambres
  • Sarpullido
  • Mayor sensibilidad a la luz del sol
  • Mareos
  • Dolor en las articulaciones

Otros efectos secundarios

  •    Impotencia o disminución del deseo sexual
  •    Ritmo cardíaco anormal: arritmias

.