Cursos Terapias

Formamos Terapeutas Profesionales

Cursos Terapias - Formamos Terapeutas Profesionales

Los diuréticos uso y abuso

El uso de diuréticos se ha extendido de una manera exagerada y perniciosa para la salud del individuo.

En un principio el uso del diurético está indicado en caso de hipertensión, insuficiencia cardiaca congestiva, edema (retención de líquidos), en ciertas enfermedades del riñón y del hígado, también se puede usar moderadamente como coadyuvante en una dieta para perder gran cantidad de peso.

Este último uso es el que ha hecho que se abuse del uso de diuréticos, dado que la gran parte del individuo es líquido, si se rebaja a base de diuréticos, se logra rápidamente una bajada de volumen, pero no de calidad de bajada de peso, y provoca una gran alteración en la proporción estructural en la formación del individuo, con consecuencias a corto plazo y sobre todo consecuencias muy nefastas a medio y largo plazo, dado que el individuo sufre una alteración grave en su metabolismo.

Control de la cantidad de líquido en sangre: el riñón cumple diferentes funciones, entre ellas está el medir la proporción de Sodio (Na) y Potasio (K) en sangre, si en esta proporción se incrementa la cantidad de sodio retiene líquido, si en esta proporción se incrementa la cantidad de potasio se elimina líquido a través de la orina. La variación en cuanto incremento de sodio en esta proporción, se produce o bien por incremento de sodio o por descenso de potasio y al contrario la variación por descenso de sodio se produce o bien por descenso de sodio o por incremento de potasio, en cuanto a la variación por incremento o descenso de potasio puede producirse también por variaciones en la cantidad de potasio o de sodio.

Los diuréticos reducen la cantidad de sal y líquido en el organismo, lo cual ayuda a reducir la presión arterial.

Hay tres clases de diuréticos

1. Diuréticos tiazídicos

Los diuréticos tiazídicos son eficaces para tratar la hipertensión dado que reducen la cantidad de sodio y como consecuencia de líquido en el organismo. Los tiazídicos son la única clase de diuréticos que dilatan (ensanchan) los vasos sanguíneos, lo cual también colabora a reducir la presión arterial. Como la clortalidona, y metolazona.

2. Diuréticos ahorradores de potasio

Los diuréticos ahorradores de potasio se utilizan para reducir la cantidad de líquido en el organismo. A diferencia de los otros diuréticos, éstos medicamentos no ocasionan una pérdida de potasio del organismo.

3. Diuréticos de asa

Los diuréticos de asa actúan sobre los riñones aumentando el flujo de orina. Esto ayuda a reducir la cantidad de líquido en el organismo lo cual disminuye la presión arterial.

Interacción con otros medicamentos

Existen medicamentos que pueden aumentar o reducir el efecto de los diuréticos.

Algunos tipos de medicamentos que pueden interactuar con los diuréticos.

  • Ciertos antidepresivos, especialmente si está tomando diuréticos tiazídicos o de asa
  • Medicamentos para la hipertensión
  • Litio
  • Ciclosporina, especialmente si está tomando un diurético ahorrador de potasio
  • Digitálicos, especialmente si tiene niveles bajos de potasio

 

Factores que deben tomarse en cuenta al decidir si es aconsejable tomar un diurético.

  • Facilidad para deshidratarse, bien endógena o exógena
  • Ciertas enfermedades como: Lupus. Pancreatitis. Gota. Problemas de riñón. Diabetes
  • Ser alérgico a ciertos medicamentos
  • Embarazo
  • Problemas menstruales

.

Efectos secundarios de diuréticos

Efectos secundarios más comunes:

  • Diarrea
  • Retortijones
  • Vómitos
  • Debilidad
  • Calambres
  • Sarpullido
  • Mayor sensibilidad a la luz del sol
  • Mareos
  • Dolor en las articulaciones

Otros efectos secundarios

  •    Impotencia o disminución del deseo sexual
  •    Ritmo cardíaco anormal: arritmias

.

 

DOLOR MUSCULAR, CAUSAS Y CUIDADOS


El dolor muscular suele estar relacionado con tensión, sobrecarga o lesión muscular por un ejercicio o trabajo físicamente exigente. En estas situaciones, el dolor muscular tiende a comprometer a músculos específicos, comienza durante o justo después de la actividad y su causa en estos casos usualmente es bastante obvia.

El dolor muscular también puede ser un signo de enfermedades que afectan todo el cuerpo, como algunas infecciones (incluyendo la gripe) y trastornos que afectan los tejidos conectivos en todo el cuerpo (como el lupus).

Una causa común de dolores y molestias musculares es la fibromialgia, una afección que involucra sensibilidad en los músculos y tejido blando circundante, dificultades para dormir, fatiga y dolores de cabeza.

 

CAUSAS

Las causas más comunes son:

  • Lesión o trauma, tales como los esguinces y distensión muscular
  • Sobrecarga: usar demasiado el músculo o de forma muy exigente
  • Exigencia sobre un músculo frio
  • Tensión o estrés

El dolor muscular también puede deberse a:

  • Algunos medicamentos, como:
    • IECA para bajar la presión arterial
    • cocaína
    • estatinas para disminuir el colesterol
  • Dermatomiositis
  • Desequilibrio electrolítico como en el caso de muy poco potasio o calcio
  • Fibromialgia >
  • Infecciones incluyendo:
    • gripe
    • enfermedad de Lyme
    • malaria
    • absceso en el músculo
    • polio
    • fiebre maculosa de las Montañas Rocosas
    • triquinosis (áscaris)
  • Lupus
  • Polimialgia reumática
  • Polimiositis
  • Rabdomiólisis

 

CUIDADOS PERSONALES

Cuando se presenta dolor muscular por sobrecarga o lesión, descanse esa parte del cuerpo. Aplique hielo dentro de las primeras 24 a 72 horas de una lesión para reducir la inflamación y el dolor. Después de esto, la aplicación de calor a menudo ofrece más alivio.

Los dolores musculares producto de sobrecarga y fibromialgia suelen responder bien a los masajes. Los ejercicios de estiramiento suaves después de un período de descanso largo también son útiles.

El ejercicio regular puede ayudar a restaurar el tono muscular apropiado. Caminar, montar en bicicleta y nadar son buenas actividades aeróbicas que se pueden intentar. Un fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios de estiramiento, tonificación y aeróbicos para que se sienta mejor y no tenga dolor. Empiece lentamente e incremente las sesiones de ejercicios de manera gradual. Evite las actividades aeróbicas de alto impacto y el levantamiento de pesos cuando esté lesionado o mientras tenga dolor.

Es necesario asegurarse de dormir bien y tratar de reducir el estrés. El yoga y la meditación son excelentes formas para ayudarlo a dormir y relajarse.

 

¿CUANDO ACUDIR A UN TERAPEUTA?

Consulte si:

  • El dolor muscular persiste por más de tres días.
  • Hay un dolor muscular severo e inexplicable.
  • Se presenta cualquier signo de infección, como hinchazón o enrojecimiento, alrededor del músculo sensible.
  • Se presenta circulación deficiente en el área donde están los dolores musculares (por ejemplo, en las piernas).
  • Tiene una picadura de insecto o una erupción.
  • El dolor muscular ha sido asociado con el comienzo o el cambio de dosis de un medicamento, como una estatina.

.

HAZTE TERAPEUTA PROFESIONAL   >>>

.