Cursos Terapias

Formamos Terapeutas Profesionales

Cursos Terapias - Formamos Terapeutas Profesionales

El dolor de cabeza y la depresion

De todos es conocido que el paciente que sufre un dolor de cabeza, no excesivo, suele buscar alivio tomado un analgésico, raramente visita al médico para ser tratado por este tema. Sin embargo, si el dolor de cabeza es diario, se sufre de dolor de cabeza al despertar  y dura la mayor parte del día y ha sido recurrente por meses, ojo  este paciente sufre un problema terapéutico importante.

dolor de cabeza y depresion

En 1964, el dolor de cabeza tensional fue reconocido como un síntoma serio de la depresión. La depresión no es una enfermedad fácil de reconocer y sus síntomas son usualmente mal interpretados. Los típicos pacientes depresivos son reconocidos con facilidad por la mayoría de Terapeutas. Estos pacientes se caracterizan por su entrada a la consulta con un cierto aire de tristeza, sus movimientos son torpes, la comunicación es lenta, se ven desanimados y suspiran frecuentemente, otro signo muy común, en las mujeres es el desaliño en el pelo. Sin embargo, la mayoría de pacientes con depresión presentan diferentes síntomas. Para diagnosticar estos casos de depresión, es esencial que el Terapeuta realice una valoración con mayor profundidad y evalúe el grado en que se encuentra su estado depresivo, dado que los casos más graves pueden conllevar riesgo real de conducir al suicidio, o a un estado muy difícil de recuperar, también deberá de tener en cuenta realizando preguntas sobre la historia personal desde la niñez.

El paciente depresivo presenta una amplia variedad de síntomas  de la depresión, que pueden ser clasificados como corporales, emocionales, y anímicos. Los síntomas corporales que más predominan incluyen: dolor corporal crónico, dolor de cabeza crónico, problemas para dormir, problemas con despertarse temprano, problemas en la alimentación, aumento del apetito,  disminución del apetito, disminución del deseo sexual, desde impotencia en los hombres hasta amenorrea (ausencia de la menstruación) o frigidez en las mujeres. Los síntomas emocionales por lo general son melancolía, ansiedad, y preocupación. Finalmente, los síntomas anímicos consisten en pensamientos suicidas, y deseos de morir, o desedo de no haber nacido, declaraciones como “la mañana es la peor parte del día”. El dolor de cabeza que cohabita con la depresión es considerado un dolor de cabeza tensional (tensión muscular), se le achaca a problemas cervicales, posturales… hay que andarse con mucho ojo con este diagnostico pues puede enmascarar  una depresión, y hay que tener en cuenta que la depresión no es una situación estable, si no se disminuye, crece.

Es cierto que el dolor de cabeza tensional puede ser producido por tensión muscular del cuello y cuero cabelludo. Este dolor, ocasionado por la contracción muscular voluntaria del paciente puede ocasionar dolor y se intensifica por la presencia de metabolitos tóxicos en los músculos afectados, o por el suministro deficiente de sangre, y por lo tanto de oxigeno en el área de la sien (isquemia cerebral). Los ejercicios y la relajación son muy beneficiosos para acortar el inicio del proceso doloroso. Pero incluso la tensión en el cuello puede ser un problema de estrés, antesala y promotor de la depresión.

Así pues el dolor de cabeza tensional crónico puede disimular un serio desorden emocional como la depresión. Muchos pacientes prefieren los síntomas físicos, antes que los síntomas depresivos o de ansiedad. Ellos creen que el dolor es de origen orgánico, y prefieren este diagnóstico, ya que es más aceptable socialmente que el de un desorden emocional como la depresión.

Los síntomas de la depresión se pueden tornar en síntomas físicos y viceversa. La depresión es una enfermedad que yace oculta por los síntomas físicos del dolor de cabeza. Ciertos detalles de estos síntomas físicos pueden desenmascarar un caso de depresión. Por ejemplo, el dolor de cabeza que ocurre periódicamente por las mañanas (4-8 a.m.) y por las tardes (4-8 p.m.), especialmente durante los fines de semana, después de exámenes, o durante los primeros días de vacaciones, o primeros días post vacacionales. No es un dolor pulsante, pero si es firme y adormecedor. Puede afectar cualquier parte de la cabeza, comúnmente el área occipital del cráneo. Los pacientes describen el dolor como si sintieran una presión con sensación de calambre. También aseguran haber padecido los dolores por muchos años o por toda la vida. Los pacientes sienten estos dolores característicamente durante la mañana y la noche.

El diagnóstico del dolor de cabeza depresivo no debe incluir causas orgánicas (artritis cervical, anomalía ósea intervertebral de las articulaciones occipito-cervicales, invaginación o impresión basilar, mastoiditis crónica, mala oclusión en la articulación temporo mandibular, lesión de la fosa posterior del cerebro).

Según estudios biológicos, la depresión es una enfermedad que afecta la producción de neurotransmisores de monoamino oxidasa en el cerebro (serotoninas y norepinefrinas). El descubrimiento de opioides o endógenos en el cerebro, endorfinas y encefalinas, ha sido un adelanto significante para nuestro conocimiento del dolor.

También hay una causa, la más común, en la génesis de la depresión, que contempla la Terapia Cognitiva, y cuyo principio es difícil de aceptar por el paciente, pues cree entender que entonces el culpable es uno mismo, sin tener en cuenta que aquí no hay culpables, hay una patología y muy severa. Según la Terapia cognitiva, el desorden emocional no lo provocan los acontecimientos, sino como los vivimos, como los interpretamos, como los valoramos, como los afrontamos… Fruto de los Pensamientos Automáticos que surgen de nuestra estructura cognitiva (personalidad, carácter, espíritu…) que se ha empezado a formar desde que nacemos y hemos ido desarrollando a lo largo de nuestra vida, de ahí que a cada uno nos molestan y en grado diferente “unas cosas u otras”, como expresaba Campoamor en su libro Humoradas “en este mundo traidor nada es verdad, ni mentira, todo depende del color del cristal con que se mira”. La buena noticia es que esto tiene una estupenda solución con la Terapia cognitivo emocional, en la que aprendemos y modificamos nuestra estructura cognitiva, y así defendernos de  las emociones que nos provocan desordenes y nos impiden disfrutar de la vida

Esta Terapia tiene terapias complementarias muy efectivas y que provocan una rápida puesta en marcha y consecución de los objetivos, en las Terapias Naturales, como la Terapia floral, homeopatía y antidepresivos naturales como el Hipérico, y terapias conductuales.

Los investigadores afirman la posible relación entre la depresión y la migraña. En las investigaciones, se encontró una correlación interesante de algunos síntomas de ambas enfermedades. La migraña y la depresión presentan síntomas como debilidad, disturbio sensorial, dificultad al hablar y pérdida del conocimiento.

En resumen, la depresión es una enfermedad común grave, que se puede tratar una vez que sea reconocida. Es importante acudir a un profesional para realizar una evalucación y trace un camino para el restablecimiento de la salud emocional.

 .

 

DOLOR DE CABEZA, CAUSAS, TIPOS, TRATAMIENTOS

 

Es un dolor o molestia en la cabeza, el cuero cabelludo o el cuello. Las causas graves de los dolores de cabeza son muy raras. La mayoría de las personas con dolores de cabeza se pueden sentir mucho mejor haciendo cambios en su estilo de vida, aprendiendo formas de relajarse y algunas veces tomando medicamentos.

Causas comunes

Los dolores de cabeza más comunes probablemente son causados por contracción y tensión muscular en los hombros, el cuello, el cuero cabelludo y la mandíbula. Estos se denominan cefaleas tensionales.

Los dolores de cabeza, frecuentemente están relacionados con el estrés, la depresión o la ansiedad.

El hecho de trabajar demasiado, no dormir lo suficiente, omitir comidas y consumir alcohol o drogas psicoactivas puede hacer que uno sea más susceptible a dichos dolores. Igualmente, los dolores de cabeza pueden desencadenarse por:

  • El queso
  • El chocolate
  • El glutamato mono sódico (GMS)

Las personas que consumen cafeína pueden presentar dolores de cabeza cuando no obtienen la cantidad diaria usual.

Otras causas comunes pueden ser:

  • Apretar o rechinar los dientes
  • Esforzarse demasiado
  • Mantener la cabeza en una posición durante mucho tiempo, como al utilizar el ordenador, un microscopio, estudiar…
  • Mala posición al dormir

Las cefaleas tensionales tienden a darse en ambos lados de la cabeza. A menudo comienzan en la parte posterior de la cabeza y se propagan hacia delante. El dolor puede ser sordo u opresivo, como una banda apretada o una prensa. Es posible que se sienta dolor y rigidez en los hombros, el cuello y la mandíbula. El dolor generalmente es persistente, pero no empeora con actividad.

Las jaquecas (migrañas) son dolores de cabeza fuertes que generalmente están acompañados de otros síntomas, como trastornos visuales o náuseas. El dolor se puede describir como palpitante, saltón o pulsátil. Tiende a comenzar en un lado de la cabeza, aunque se puede propagar a ambos lados.

Es posible que uno experimente un “aura” (un grupo de síntomas de advertencia que se inician antes del dolor de cabeza). El dolor generalmente empeora a medida que uno trata de desplazarse de un lugar a otro.

Otros tipos de dolor de cabeza:

  • Cefaleas en brotes: son dolores de cabeza agudos y extremadamente dolorosos que tienden a presentarse varias veces al día durante meses y luego desaparecen por un período de tiempo similar. Son mucho menos comunes que otros tipos de dolores de cabeza.
  • Cefaleas sinodales: causan dolor en la parte frontal de la cabeza y la cara. Este tipo de dolor de cabeza se debe a la inflamación en los conductos de los senos para nasales que están detrás de las mejillas, la nariz y los ojos. El dolor tiende a empeorar cuando uno se inclina hacia adelante y cuando despierta en la mañana. Con este tipo de dolor de cabeza, generalmente se presenta goteo nasal, irritación de la garganta y secreción nasal.

Los dolores de cabeza pueden ocurrir si uno tiene un resfriado, gripe, fiebre o síndrome premenstrual.

Si uno tiene más de 50 años y está experimentando dolores de cabeza por primera vez, puede que la causa resulte ser una afección llamada arteritis temporal, cuyos síntomas son, entre otros: trastorno en la visión y dolor que empeora al masticar. Asimismo, existe el riesgo de quedarse ciego por esta enfermedad, así que se debe recibir tratamiento de inmediato.

Entre las causas poco comunes de dolor de cabeza están:

  • Aneurisma cerebral: un debilitamiento de la pared de un vaso sanguíneo que puede romperse y sangrar dentro del cerebro.
  • Infección cerebral como meningitis o encefalitis
  • Tumor cerebral
  • Accidente cerebrovascular o accidente isquémico transitorio

Cuidados en el hogar

Lleve un diario de los dolores de cabeza para ayudar a identificar la fuente o el desencadenante de los síntomas. Luego, modifique el ambiente o los hábitos para evitar futuros dolores de cabeza. Cuando se presente un dolor de cabeza, anote:

  • La fecha y la hora en que comenzó
  • Lo que comió en las últimas 24 horas
  • La cantidad de tiempo que durmió la noche anterior
  • Lo que estaba haciendo y pensando justo antes de que comenzara el dolor de cabeza
  • Cualquier situación de estrés en su vida
  • Cuánto duró el dolor de cabeza
  • Lo que hizo para detenerlo

Después de cierto tiempo, usted puede comenzar a observar un patrón.

Un dolor de cabeza se puede aliviar descansando con los ojos cerrados y la cabeza apoyada. Las técnicas de relajación pueden ayudar. Para aliviar las cefaleas tensionales puede ser efectivo un masaje o calor aplicado a la parte posterior superior del cuello.

Para las cefaleas tensionales, puede ayudar algún medicamento como el paracetamol, ácido acetilsalicílico (aspirina) o ibuprofeno. Sin embargo no solucionan el problema que causa el dolor de cabeza.

Las jaquecas pueden responder a los antiinflamatorios no esteroides (AINES) o medicamentos para la migraña que contengan una combinación de fármacos.

Las personas que toman analgésicos por tres días o más a la semana pueden desarrollar dolores de cabeza por el consumo excesivo de medicamentos o cefaleas de rebote. Todos los tipos de analgésicos (incluyendo los fármacos de venta libre) pueden causar cefaleas de rebote. Y problemas de diferentes tipos como gástricos, circulatorios…

Tome los siguientes síntomas muy seriamente:

  • Es el primer dolor de cabeza que alguna vez haya tenido en su vida y éste interfiere con sus actividades diarias.
  • El dolor de cabeza se presenta súbitamente y es explosivo o violento.
  • El dolor de cabeza lo describiría como “el peor alguna vez sentido”, incluso si usted regularmente los padece.
  • También presenta mala pronunciación, cambios en la visión, problemas para mover los brazos o las piernas, pérdida del equilibrio, confusión o pérdida de la memoria con el dolor de cabeza.
  • El dolor de cabeza empeora en un período de 24 horas.
  • También se presenta fiebre, rigidez en el cuello, náuseas y vómitos con su dolor de cabeza.
  • El dolor de cabeza se presenta con un traumatismo craneal.
  • El dolor de cabeza es intenso y sólo en un ojo con presencia de enrojecimiento en dicho ojo.
  • Usted tiene más de 50 años y los dolores de cabeza apenas comenzaron, especialmente si también tiene problemas de visión y dolor al masticar.
  • Tiene cáncer y presenta un nuevo dolor de cabeza.

No lo deje para mañana si:

  • Los dolores de cabeza lo despiertan.
  • Un dolor de cabeza dura más de unos cuantos días.
  • Los dolores de cabeza son peores en las mañanas.
  • Tiene antecedentes de dolores de cabeza pero éstos han cambiado de patrón e intensidad.
  • Padece dolores de cabeza frecuentes y no hay una causa conocida.

Prevención

Los siguientes hábitos saludables pueden disminuir el estrés y reducir la probabilidad de padecer dolores de cabeza:

  • Dormir bien
  • Consumir una dieta saludable
  • Hacer ejercicio de manera regular
  • Aprender a adoptar una postura apropiada
  • Aprender a relajarse utilizando la meditación, la respiración profunda, el yoga u otras técnicas. O con terapia de Reiki
  • Dejar de fumar
  • Estirar el cuello y la parte superior del cuerpo, especialmente si el trabajo implica escribir a máquina o usar un computador
  • Usar gafas apropiadas, de ser necesario
  • Reflexología Podal, es la gran terapia contra el estrés

 .

 

DOLOR DE CABEZA ¿LENGUAJE DEL CUERPO?

Los dolores de cabeza hacen que una persona se sienta miserable. Es poco lo que hay que decir sobre el dolor de cabeza palpitante, opresivo y martilleante que le hace estremecer, quejarse, y hasta llevarle a la depresión.

.

.

Sin embargo algunos expertos señalan que los dolores de cabeza crónicos o esporádicos ofrecen pistas del estado de salud de una persona, indicando que pueden decir mucho de una persona. Pueden indicar que está haciendo cosas que no son buenas para usted. También pueden advertirle de dolencias graves.

“Un dolor de cabeza puede ser síntoma de un simple trastorno orgánico, de una dolencia grave, de una complicación, de una tensión muscular, de una carencia orgánica, de una característica individual como tener estrés, que su tipo de vida no es adecuado…, de ahí que sea tan difícil de combatir, en su raíz, ya que cada persona tiene un dolor de cabeza, por una causa específica.

Entre las causas de dolor de cabeza relacionadas con el estilo de vida se encuentran:

  • No comer suficiente
  • Deshidratación
  • Una mala postura en el lugar de trabajo
  • Fatiga ocular (vista cansada)

Así pues no debe tratar el dolor de cabeza solo con medicamentos. Sino averiguar la causa, para eliminarla.

Actúe como un investigador científico: Cuando se inicie un dolor de cabeza, analice y anote, lo que está haciendo, como se siente, lo que ha comido en las últimas 24 horas… Cuantos más datos recopile, más posibilidades tendrá de éxito.

Vaya estableciendo comparativas y encontrando coincidencias.

Un ejemplo clásico es el de un estudiante universitario que sufría dolores de cabeza frecuentes y horribles. Y encontró que su dolor tenía una simple explicación.

“Resulta que estudiaba y trabajaba tan duro que se olvidaba comer”. El estudiante no comía en todo el día y solo hacía una comida tarde por la noche. Cuando empezó a comer de forma regular a lo largo del día, sus dolores de cabeza desaparecieron.

Una forma terrible de dolor de cabeza vascular es la migraña. Las personas que tienen migrañas a menudo encuentran que su dolor de cabeza es debilitante. Si no se trata, el dolor de cabeza puede durar desde horas hasta tres días.

El dolor de migraña es muy diferente del dolor de cabeza tensional. Estos son como si se tuviera una banda apretada alrededor de la cabeza, y a menudo vienen acompañados de fatiga.

Las migrañas no son todas iguales, son más como un tipo de dolor martilleante y punzante. Afectando habitualmente solo a un lado de la cabeza y algunas veces vienen acompañadas de náuseas.

Lo que las personas necesitan hacer con respecto a las migrañas es determinar cuáles son sus señales de advertencia y desencadenantes. Y si se determina qué desencadena las migrañas, se pueden mantener a raya evitando los factores desencadenantes.

Entre las señales de advertencia de que se puede desarrollar una migraña, se encuentran (aunque no siempre):

  • Un aura en el campo de visión
  • Dificultad para hablar
  • Oler algo que no está presente, como naranjas.
  • Confusión
  • Nauseas
  • Pérdida del apetito
  • Mayor sensibilidad a la luz brillante o al ruido estruendoso.

Por otra parte, los desencadenantes de la migraña varían ampliamente de una persona a otra. Entre los más comunes se encuentran:

  • Algunos alimentos
  • Olores fuertes o humos
  • Problemas del estado de ánimo, como depresión o ansiedad
  • Saltarse dosis de medicamentos
  • Bajos niveles de azúcar en sangre
  • Cambios repentinos en el clima
  • Luz brillante o intermitente
  • La menstruación u otros cambios hormonales

Evitar estos factores desencadenantes puede ser tan simple como ponerse un sombrero o gafas de sol, o refrescarse la cara y cabeza…

Y luego hay señales de que un dolor de cabeza puede indicar una afección más seria, como un tumor o un aneurisma. Entre las señales de advertencia se encuentran:

  • Un tipo de dolor de cabeza severo que nunca haya sentido.
  • Un dolor de cabeza que no responde a medicamentos u otros tratamientos.
  • Dolores de cabeza que le despiertan cuando está dormido.
  • Cuando un dolor de cabeza está acompañado de fiebre.
  • Confusión o síntomas nerviosos junto con dolor de cabeza.

Si observa alguno de estos síntomas, no lo dude y consulte

.